27.5.09

Entrevista a los personajes de Mi Tipo (I)

¿Cómo están?

Sepan disculpar mi enorme retraso, tanto con este proyecto como con el fic, pero la inspiración solo se digno a aparecer de vez en cuando. Fue todo un tema enfocar la biografía, sobre todo teniendo en cuenta que habían empatado tres personajes, que desde el principio eran lo que me habían traído las complicaciones. No se hagan drama, eso quiere decir que yo como autora, estoy bastante compenetrada con lo que piensan los lectores.

Como dije en Fanfiction . net, intentare que sea algo interactivo. Como ya mencione también, eso es algo que en la pagina en donde publico la historia, está prohibido, así que cualquier pregunta que quieran que yo agregue a la entrevista a los personajes, tendrá que ser dejando un mensaje acá o mandándome un privado o un mail. Lo repito porque no quiero tener problema con las reglas de fanfiction.

Ya aclarado esto, espero que lo disfruten, y ya saben, si quieren saber algo mas, una pregunta que no haya aparecido y que desean saber sobre los personajes de Mi tipo, ¡háganla! Habrá que ver cómo reaccionan los personajes.

¡Que lo disfruten!


Entrevista: Mi tipo (I)

Miro el reloj nuevamente, no puedo quejarme. Soy de llegar tarde a todos lados aunque para mi suerte, la mayoría de mis conocidos hace lo mismo, así que tanto no es mi remordimiento.

.- Lamento la tardanza.- un hombre increíblemente apuesto me sonríe, menos mal que no me simpatiza, seguramente estaría entrando en shock y dando gritos como fangirl si fuese así.

.- No hay drama.- contesto sincera. Se sienta frente a mí y puedo notar el aroma a perfume de hombre que lleva puesto. No recuerdo el nombre, pero es casi increíble que un perfume pueda describir tanto a una persona.

Acomodo mi grabadora y sonrío.

.- ¿Y Lily?- me pregunta.

.- Quedamos algo más tarde, dijo que debía dejar a Harry en no sé dónde.-

Mire por la ventana que tenia a un costado. Estaba a punto de preguntar por Elis pero justo allí, en el estacionamiento, la castaña peleaba por teléfono con alguien.

Sirius al parecer, percibió mi pensamiento.

.- Habla con su madre, sigue insistiendo en que está embarazada.- se encogió de hombros quitándole importancia. Ya estaba acostumbrado a las teorías de su ahora suegra.- ¿Por qué nos has citado?

.- Los lectores.- contesto vagamente. Me giro para mirarlo.- les prometí que les daría mas información sobre ustedes, en una especie de biografía.

.- Ah…-el camarero llego a nuestro lado con los menú.- ¿Todos al mismo tiempo?

.- Yo también pensé lo mismo, al comienzo la encuesta que puse iba bien, iban parejas Elis y Lily, pero de repente vinieron unos cuantos y te votaron a ti. Lo cual dejó la balanza en una extraña posición de tres puntas.- conteste.- Así que para evitarme otro dolor de cabeza por cuál sería el primero al que haría conocer, decidí que los tres vendrían al mismo tiempo.

Antes de que pudiese agregar algo más, Elis llego junto a nosotros. Llevaba parte de su coleta mal hecha, casi desarmada. Los nervios no le sentaban bien.

.- Quiere que lo llamemos Georg.- dijo en forma de saludo.- ¿A quién se le ocurre?

.- Vamos, que no es tan mal nombre.- aporta Sirius levantándose para dejarle lugar a su esposa. Ella se sienta y me mira a instante. Una sonrisa surca su rostro. Acomoda sus anteojos.

.- Lamento la escena. Mi madre me tiene loca.-

.- Me imagino.- contesto comprensiva.- La mía no se queda atrás, creo que es parte de su naturaleza de madres.

.- Por lo menos pueden considerar a las suyas como una, Walburga me vendería al diablo con tal de no manchar la estampa Black.- comenta Sirius vagamente.

Elis lo mira levemente, no noto ningún tipo de interés particular, pero de seguro esta maquinando algo en su cabeza, siempre lo hace. Sirius le da el menú.

.- Bien…- comento después de un pequeño silencio. El camarero regresa y toma nuestros pedidos. Una vez que se va, tomo mi grabadora y la enciendo.- Comencemos.

.- Antes que nada, quiero aclarar que no quiero ninguna pregunta trampa, esto va a estar por internet y no quiero que dé lugar a malinterpretaciones.- objeta Sirius.

.- No te preocupes.- le corto.- No quiero traumarme sola, así que me limitare a lo esencial. – abro mi cuaderno de anotar ideologías, después de pasar varias hojas llenas de contenido de dudosa procedencia, producto de días, noches y tardes en plena pachorra, encuentro mi lista guía. Aclaro mi garganta levemente.- Elis: ¿Qué tipo de comida te gusta?

.- Supongo que toda, pero tengo preferencia por las cosas ricas.-

.- Es decir: por las que engordan.- interrumpe su marido.

.- Obviare eso.- contesta ella, con tono de estar hablando con un retrasado.

.- Sirius: ¿En donde conociste a James y Remus?- interrumpo.

.- Eton; estudiamos juntos durante varios años. Conocí a Remus gracias a un trabajo práctico en el cual nos toco hacer juntos en segundo año. Poco tiempo después, conocimos a James. Irónicamente nos presentó mi hermano, ellos se llevaban bastante bien cuando niños. Supongo que era porque tenían la misma edad y entraron en el mismo año.-

.- Escuela reconocida.- mascullo pensativa.

.- Si, mi familia no se daría el lujo de no mandarme a lo mejor de lo mejor.- contesta él.

.- Elis: ¿Tu color favorito?

.- Azul oscuro. Aunque cuando era más chica me encantaba combinar muchos colores chillones. –

.- Doy crédito de ello.- interrumpe Sirius.- El otro día vi fotos de cuando era adolescente. Debo admitir que ahora si tiene conciencia de lo que se pone, porque en ese entonces era un…

.- Termina de decirlo y te rompo la cara por metido.-

.- ¿Por qué? – Se queja él.- No debes avergonzarte de tu mal gusto.

.- Ya Sirius.- digo.- ¿Te gustan los pelirrojos?

.- A mí no.- se apresura Sirius con su típico aire despreocupado, cargado de picardía. Es difícil enojarse del todo con él, sobre todo si tomamos en cuenta que lo hace solo para darle dinamismo a la cosa. – Prefiero las pelirrojas, aunque me van más las morenas.

.- A ti te va cualquiera, deja de hacerte el selectivo.- espeta Elis con una sonrisa burlona en su cara. Me mira.- Y si esa pregunta viene a Thomas y a mí, creo que me reservo de contestarle con “éste” acá. – Sirius la mira medio perdido. - ¿Qué? Estoy en mi derecho.

.- ¿Tienes algo que decirme como, no sé, que le tienes ganas a tu amigo?- ya, esta pregunta iba cargada de algo que no supe definir en su totalidad. Me guarde mi comentario tras una sonrisa y me aclare la garganta.

.- Haya paz. Sirius: ¿Qué has estudiado?-

.- En la Universidad Administración de empresas. También hice un par de orientaciones ligadas a la economía. Estudie en casa durante lo que corresponde a la educación primaria, pero digamos que tuve que aguantar mucho más que un alumno promedio.

.- ¿Cómo cargar tu ego por un salón sin pisarlo? – pregunto su esposa, irónica.

.- No, pero digamos que puedo repetir tu burla en varios idiomas, incluyendo el alemán, japonés y latín.

.- Yo lo más lejos que llegue con idiomas fue portugués y el profesor me aprobó de lastima.- larga la castaña con desenvoltura. Una forma muy sutil de decirle: no me interesa lo que hayas estudiado, lo que me pasa a mí es más divertido.

.- Elis: ¿Es cierto que tu hermana y tu habían comenzado la misma carrera?-

.- Si, Vanessa y yo iniciamos abogacía al terminar la secundaria. Pero nos dimos cuenta al poco tiempo, que no era lo nuestro. Ella eligió entonces relaciones publicas y yo arquitectura.-

.- ¿Y por qué se les dio por hacer eso? – indaga Sirius.- Digo, a tu hermana tal vez la vea como abogada, tiene pinta de ser bastante desalmada, pero tu no.

.- Bueno, ambas queríamos probar, nuestro abuelo pagó la matricula de ese año. Su padre, el padre de su padre y así por unas cuantas generaciones, fueron abogados. Así que decidimos hacerlo, no perdíamos nada, sobre todo si él nos pagaba las cosas.

.- Ya. Sirius: ¿Por qué la mayoría del tiempo te la pasas en la empresa de James en vez de ir a la que corresponde a tu familia?

.- Porque me gusta. Además, tenemos negocios en conjunto, al igual que la familia Lupin, así que hago lo mismo que Remus. Las empresas de los Black son entretenidas, pero no hay que hacerle, no me acostumbro. Un ambiente muy frío, supongo por que la presencia de mi padre se nota en cada sector. Por ello decidí trabajar con James en su empresa. No gano lo mismo, pero tampoco lo necesito.

.- Elis: ¿Alguna vez te has enamorado?-

.- No que yo recuerde.- contesta sincera. Sirius la mira de reojo.- Obviamente he tenido enamoramientos, pero nunca he llorado o estado eufórica por alguien.

.- ¿Y tu Sirius?

.- ¿Enamorarse de sí mismo cuenta?- pregunta Elis bromista.

.- Muy graciosa.- masculla él.- Y me reservo de contestar esto.

.- ¿Miedo a reconocer que eres humano? – pregunta su esposa. Él la mira socarrón.

.- Chicos…- llamo. Ambos dan tregua por el momento.- Elis: ¿Son unidas Vanessa y tú?

.- Cuando éramos pequeñas sí. Fuimos las primeras nietas de mis abuelos, de ambos lados y para colmo mellizas. La familia estaba eufórica.

.- ¿Sois mellizas?- pregunta Sirius cómo cayendo.

.- Si.- contestas ella.- ¿No te habías dado cuenta?

.- ¿Me estas cargando? ¡Ni de broma me daba cuenta de algo así!- admite Sirius demasiado sincero.- Ella es mas…madura, elegante, sofisticada.

.- No creo que tenga que ver nada de eso con que seamos mellizas.- espeta Elis medio cabreada.- De todas formas.- me mira.- A tu pregunta, si, en kínder y parte de la primaria fuimos muy unidas, cuando comenzamos a dar muestras más claras de nuestras personalidades nos fuimos distanciando. Seguimos intimas pero no era lo mismo, no compartíamos gustos ni amigos.

.- Ya. Sirius: ¿Tu edad?-

.- Veintiocho.-

.- Aunque aparente menos por comportarse como un crio.- comenta Elis sin maldad. Le salió tan del alma que no tuvo tiempo de impregnarla siquiera de ironía.

.- A tus veinticuatro años eres bastante observadora y recatada, me recuerdas a mi abuela.- contraatacó él. Por fin el camarero aparece con nuestras ordenes. Menos mal, esos dos estaban a punto de sacarse los ojos. Sonrío agradeciéndole tanto la chocolatada que acaba de poner frente a mí como el momento de paz.

Elis se dispuso a colocarle azúcar a su té mientras que Sirius le daba un sorbo a su amargo café sin ponerle nada.

.- Es un tema delicado, así que Sirius, por favor, no interrumpas- me adelanto.- Elis: ¿Cómo fue tu accidente?

Ella dejó su tarea, meditando lo que respondería.

.- Si no quieres con…- Tal vez fui demasiado directa.

.- Deja.- dice mirándome con determinación. El ambiente se tenso levemente. – Estaba en un automóvil con unos conocidos de la universidad. Íbamos camino a la casa de uno de nuestros compañeros de grupo por un proyecto en conjunto. – Le dio un sorbo a su té.- Yo no lo sabía, en realidad, no lo supe hasta después de despertar en el hospital, pero el chico que conducía había bebido. Íbamos muy rápido y perdió el control en un cruce, dimos de lleno contra el guardarail. Volcamos y ya no recuerdo más.

Se hizo silencio. No era un tema fácil de tratar. Y a pesar que parecía resultarle difícil hablar sobre el mismo, continuó.

.- Cuando desperté me entere que el conductor falleció en el momento. Solo una compañera había resultado con heridas leves. Dos más estaban en coma y yo era le segunda en despertar. – por un momento la voz le falló, pero se recuperó enseguida.

Sirius parecía preocupado por el aspecto de de su esposa, cosa que me impresionó bastante. Aunque no hizo nada, supongo que porque aun no tiene la suficiente confianza.

Yo le di un trago largo a mi chocolate, sintiéndome culpable por tocar aquel tema. Tal vez se me fue la mano. Miro mi cuaderno, tratando revertir la situación, y encuentro la solución.

.- Sirius: ¿Es verdad que te llevabas bien con Regulus cuando chicos?- el comprende lo que quiero hacer, desvía la mirada de su esposa y se posa en mi.

.- Si, antes de que empezara a pensar como nuestros padres, era muy inteligente hasta divertido.- al ver que Elis aun seguía en su mundo, agregó.- En mi último año hicimos una apuesta y como ambos perdimos, nos tuvimos vestir como el otro. No te imaginas a cuantos mareamos. Las mujeres se le tiraban como suelen hacer conmigo, porque claro, se confundieron. – bromea.

.- Me imagino.- contesto yo medianamente alegre. - Elis: ¿Cómo conociste a Lily?- ella levanta la vista, recuperada.

.- En segundo grado. En uno de los recesos. Ella acababa de cambiarse de colegio y vi que tenía calcomanías de un dibujito animado que por ese entonces me gustaba mucho. No era de hablarme tan fácilmente con las personas, pero a ella la había visto en el mercado con su madre desde que me había mudado al barrio así que me anime y le hable. Lo demás se fue dando y en poco tiempo éramos inseparables.

.- ¿Y Thomas?- pregunte.

.- Él vivía en la casa de al lado, lo conocimos una tarde que fui a visitarla después del colegio, ese mismo año. Le habían regalado un cachorro y nos invitó a conocerlo. Creo que fue en un principio por que le llamó la atención Lily.

.- ¿Por?

.- Es que cuando era chiquita, ella tenía la manía de tener el cabello muy, muy largo y atárselo en dos coletas bien llamativas. Y si le agregamos que Lily era bien mona, pues cerramos la ecuación.

.- ¿Me estás diciendo que a Thomas le gustaba Lily?- pregunta Sirius- Wow, espera que lo sepa James.

.- No de la manera que tú piensas.- contesta ella.- Habemos personas que nos atraen ciertas actitudes y rasgos de los demás, sin la necesidad de caer en el cliché del enamoramiento.- termina de explicar y da otro sorbo a su té.

Me limite a revolver lo que quedaba de chocolate. Más sin embargo, algo llama mi atención. Un automóvil, visiblemente caro, aparca en el estacionamiento. De él sale James, con unos anteojos negros que debo admitir, le sientan perfectos. Lily, le sigue del lado del copiloto, con cara de sueño. Lleva un bolso de tamaño considerable y en el momento en que termina de cerrar la puerta, James saca a Harry del asiento trasero.

Ese pequeño cada día se parece más a su padre. Con anteojos del mismo modelo que los de él, juega con un libro cualquiera que tiene en sus manos y sonríe al ver a su mami.

Si no supiera que ambos llevan una relación bastante “profesional” diría que son la pareja más interesante que se me haya cruzado.

Pero no debo distraerme, la entrevista se agranda y debo proseguir, espero no salir con canas verdes, porque una cosa es manejar a una pareja que no es pareja, pero otra muy distinta es intentar controlar a un grupo tan disparejo como el que se va a formar.

Le rezo al dios de los cumpleaños.

Debo sobrevivir…por el bien de mi gatita que aun tiene que comer.

Continuara.



2 comentarios:

  1. hahahahahahah muy bueno!!! no me imagino la cara de Sirius preocupado o consternado.
    Atte. Prongs

    ResponderEliminar
  2. Eso es dificil de ver jajajajajaja, pero como el tema de Elis en cuanto a su accidente es jodido, pues no le quedo otra que guardarse su actitud. =D

    ResponderEliminar